lunes, 20 de agosto de 2012

Que no me da la gana pensar que nada es para siempre,

¿Que nos queda? Para todos, es necesario creer en algo, para poder sentirnos llenos, queremos tener fe, necesitamos no ser libres para realmente pensar serlo.
Aunque, nunca podremos ser libres, siempre estaremos aferrados a ese momento que marcó nuestras vidas, a esa canción con la que llegamos instantáneamente al rostro de esa persona a la que echas de menos o por lo contrario, desearías no haber conocido.
Eso es por lo que yo no quiero vivir con todas esas cosas pegadas a mi, por que yo estoy hecha de cada cosa que he vivido, de cada segundo que ha pasado tras mi reloj, de cada persona que se fue, y de todas las que han llegado, de cada lágrima y cada amor, cada do re mi, cada bocanada de aire. Y prefiero pensar que eso estará hay para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario